viernes, 23 de junio de 2017

Nacimiento



EL CORDÓN DE PLATA Y LOS ÁTOMOS SIMIENTES

CAPITULO I

NACIMIENTO

Se ha dicho en el "Concepto Rosacruz del Cosmos" que el Cordón Plateado es nuevo en cada vida. Pero se han hecho otros nuevos e importantes descubrimientos; por ejemplo sabemos ahora que el Cordón Plateado además de crecer de nuevo en cada vida (i.e. durante el periodo uterino), una parte brota del átomo-simiente del cuerpo de deseos situado en el gran vórtice del hígado; otra parte surge del átomo simiente del cuerpo denso situado en el corazón y ambas partes se encuentran en el átomo-simiente del cuerpo vital situado en el plexo solar. Esta unión de los vehículos superiores e inferiores es lo que produce los movimientos del feto. El ulterior desarrollo del cordón entre el corazón y el plexo solar durante los primeros siete años, tiene una particular importancia en el misterio de la vida infantil. De parecida manera su más pleno desarrollo desde el hígado al plexo solar, que tiene lugar durante el segundo período septenario -de los siete a los catorce años-, es una causa contributaria de la adolescencia. La terminación del desarrollo del Cordón marca el final de la infancia y a partir de ese momento la energía solar entra del bazo y por medio de la refracción a través del átomo simiente prismático del cuerpo vital localizado en el plexo solar, adquiere un tinte particular y comienza a dar una coloración distinta e individual al aura, que observamos en los adultos.

En notas de Max Heindel, publicadas por primera vez en enero de 1928 en "RAYOS de la ROSACRUZ" dice: El Cordón de Plata es el que une los vehículos superiores a los inferiores. Durante los primeros veinte días del período de gestación, la sangre del feto es nucleada por la vida de la madre y ella regula el proceso de la construcción del cuerpo. Entonces el Ego comienza a trabajar en el feto desde afuera, de manera similar a como lo hace el Espíritu Grupo con los animales a su cargo. Por este mismo tiempo algunos corpúsculos son nucleados y la vida celular es dominante, en cierta medida. El Ego está en el útero, pero todavía no ha penetrado en sus vehículos. Entonces la parte inferior del Cordón de Plata comienza a surgir del átomo-simiente del corazón y se extiende hacia arriba, mientras la parte superior brota del vórtice central del cuerpo de deseos, con el que se ha revestido el Ego.

Así como el Espíritu comenzó a penetrar en sus vehículos en la cuarta época, o sea la Atlante, y gradualmente los interpenetró y los hizo dinámicamente activos, así el Espíritu individual comienza a penetrar en el feto en el cuarto mes y gradualmente obtiene posesión del organismo en formación. Cuando las partes inferior y superior del Cordón de Plata se unen, comienza la vida y tenemos el período de los movimientos del feto. Así como el átomo-simiente físico está en el extremo puntiagudo del corazón llamado ápes, así también el átomo-simiente del cuerpo de deseos está en el fondo del gran vórtice central de ese vehículo, vórtice que está situado en el hígado.

Puede deducirse que el Cordón de Plata es algo más que un simple "eslabón" entre el Ego y sus vehículos. Es también el canal para las fuerzas especiales que emanan del triple Espíritu mismo, sin el cual los vehículos no se desarrollarían, ni crecerían.

El átomo-simiente del cuerpo vital está situado durante el día en el sitio vulnerable llamado plexo solar. Los dos éteres inferiores constituyen la raíz de esa parte del cuerpo vital que es el alma que muere después de cada encarnación.

Tómese nota que los dos segmentos inferiores del Cordón deben estar presentes antes de que el feto sea expulsado de la matriz, pero experimentan su más completo desarrollo durante los tres períodos septenarios que conducen a la adultez física. Aunque Max Heindel no menciona en el "Concepto Rosacruz" el tercer segmento de este Cordón, o sea, la parte hecha de materia mental que se desarrolla a partir del átomo-simiente de la mente, situado en el seno frontal, para unirse con el átomo-simiente del cuerpo de deseos en el hígado, él lo describe en otro lugar.


El tercer segmento hecho de materia mental, no está presente en la vida intrauterina ni en el nacimiento. El sendero que seguirá está, sin embargo, indicado en el Arquetipo y existe con o dentro del átomo-simiente de la mente en forma de raíz o brote, es decir, potencialmente como lo veremos después. El niño tiene una mente y puede pensar, pero carece de control sobre su cuerpo.
Este tercer segmento del Cordón tiene su origen en el átomo-simiente de la mente, en la materia mental, durante el tercer período septenario -hay razón para creer que ha estado creciendo lentamente durante el período entero de la niñez y la adolescencia- pero el crecimiento es especialmente notado durante el tercer período septenario, desde los catorce a los veintiuno y su conexión con el cordón astral en el gran vórtice del cuerpo de deseos marca el principio de la adultez. Entonces decimos que "la mente ha nacido" a los veintiuno, en la misma forma que decimos que el "cuerpo de deseos ha nacido" a los catorce y que el "cuerpo vital ha nacido" a los siete. Max Heindel también describe este acontecimiento como una especie de "avivamiento", como el del feto en el útero. La mente, dice, es "avivada" a los veintiún años.

Entendemos por lo tanto, que este "nacimiento" o "avivamiento" señala un acto especial del Ego en relación con sus vehículos en el momento de renacer. También este término "ha nacido" requiere explicación. En varios lugares de los escritos de Max Heindel encontramos afirmaciones que demuestran que cada uno de los vehículos está encerrado en una especie de cubierta, como el velo amniótico en que está encerrado un niño durante la vida intrauterina.

Similarmente al nacimiento físico durante el cual el cuerpo físico infantil emerge de su cubierta uterina, el cuerpo vital emerge de una cubierta etérica a la edad de siete años -aproximadamente-; el cuerpo de deseos emerge de una cubierta astral a la edad de catorce años -aproximadamente- y el cuerpo mental también de una cubierta a la edad de veintiún años. Los vehículos individuales están por supuesto, vivos y trabajando más o menos pasivamente dentro de la cubierta, guiados y protegidos por las fuerzas planetarias con las que todo ser humano vive y evoluciona.

La salida del cuerpo vital de su cubierta a la edad de siete años marca el final de la edad propiamente infantil. Durante los siguientes siete años el segmento del Cordón comprendido entre el cuerpo de deseos y el cuerpo vital continúa desarrollándose y a los catorce años el cuerpo de deseos surge de su cubierta y en los próximos siete años mientras está madurando el tercer segmento mental del Cordón que conecta el átomo-simiente de la mente en el seno frontal, la mente misma se está haciendo lo suficientemente fuerte como para expulsar su cubierta a los veintiún años. Es únicamente aparente que la juntura tiene lugar en el hígado al ser contemplado el asunto desde el cuerpo. Los dos segmentos se unen en el gran VÓRTICE ASTRAL, aún cuando el Ego saque su cuerpo de deseos del cuerpo físico durante el sueño, la iniciación, los viajes espaciales o la muerte.

En realidad el tercer segmento sigue un sendero complicado en su crecimiento. El proceso es como sigue:

El Cordón de Plata está compuesto de éter, materia mental y materia de deseos. Se parece mucho a dos números seis invertidos, uno de los cuales se dirige hacia arriba y el otro está colocado horizontalmente -dice Max Heindel- y los dos están conectados en el extremo de los ganchos en el plexo solar.


La materia mental de la tercera parte del Cordón surge del átomo-simiente de la mente situado en la materia mental que interpenetra el área del seno frontal y desde este punto pasa entre las glándulas pituitarias y pineal, toca las glándulas tiroides y timo, se dirige hacia la izquierda para hacer conexión con el bazo, luego hacia atrás y a la derecha para conectar con las suprarrenales y finalmente se une a la segunda parte del Cordón hecha de materia de deseos que está enraizada en el gran vórtice astral que interpenetra el hígado. De aquí el Cordón astral -materia de deseos- se dirige hacia el plexo solar, donde se une al corazón etérico que surge del átomo-simiente del corazón.

Pero como se indica en la página 10 del Cosmos -edición inglesa-, este Cordón mayor, como podemos denominarlo tuvo su origen primeramente en la vida intrauterina y luego -como se indica en otro sitio- tiene lugar un proceso secundario a través de la vida después del nacimiento, durante los años comprendidos entre éste y los veintiún años de edad. La unión de los segmentos primero y segundo marca el avivamiento en la matriz, pero se requieren veintiún años -y aún veintiocho- para la plena madurez del segmento mental y su unión permanente con el átomo-simiente del cuerpo de deseos en el gran vórtice astral que compenetra el hígado.

Durante el día cuando estamos despiertos en el cuerpo, el triple Cordón de Plata está arrollado en espiral dentro del cuerpo denso, principalmente alrededor del plexo solar o epigastrium; pero en la noche, cuando el Ego sale de sus cuerpo denso y vital dejándolos sobre la cama para recuperarse después de las labores del día, el Cordón de Plata sale por el cráneo. El ovoide cuerpo de deseos, usualmente flota encima del cuerpo dormido o cerca de éste, asemejándose a un globo cautivo, comenta Max Heindel.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


***

jueves, 22 de junio de 2017

El Cristo Cósmico: Ministerio a los Planetas


Los Habitantes de los Planos

Capítulo V

El Mundo del Espíritu de Vida

El Cristo Cósmico: Ministerio a los Planetas

El trabajo del Cristo no se circunscribe exclusivamente al Planeta Tierra. Otros planetas también reciben su cuidado. En el libro "Cristianismo Rosacruz" Max Heindel explica el Ministerio del Cristo Cósmico:

"En la actualidad no podemos soportar mirar directamente al Sol. Nos cegaría.

Pero podemos mirar la luz Solar reflejada a través de la Luna. En la misma forma, el hombre no puede aguantar el impulso espiritual directo que viene del Sol y por lo tanto este impulso tuvo que ser enviado por Jehová, el regente de la Luna. He aquí el origen de las religiones de razas. Después llegó el tiempo en que pudo recibir el impulso espiritual más directamente y Cristo, (el actual Espíritu de la Tierra) vino para preparar el trabajo. La diferencia entre el Cristo de la Tierra y el Cristo Cósmico se entiende mejor por medio de una ilustración.

Imaginaos una lámpara que estuviera en el centro de una esfera hueca de metal pulido. La lámpara emitirá rayos de sí misma hacia todos los puntos de la esfera y reflejará lámparas en todos los diferentes lugares. En la misma forma el Cristo Cósmico, el más elevado Iniciado del Período del Sol, emite sus Rayos. El está en el Sol Espiritual. El Sol es triple. Vemos el Sol externo, el Sol físico tras él, y oculto en él, está el Sol espiritual, de donde viene el impulso del Espíritu del Cristo Cósmico; fuera de estos dos está algo que llamamos Vulcano, que puede ser visto como medio globo. En ocultismo decimos que es el cuerpo del Padre. Entonces allí tenemos al Padre, el Espíritu de Vulcano; al Cristo que está en el Sol y a Jehová el Espíritu de la Luna; que emite la luz reflejada tanto como espiritualmente.

Antes del advenimiento de Cristo todos los impulsos espirituales llegaban al hombre por medio de la luna en forma de religiones de raza. Sólo mediante la Iniciación era posible ponerse en contacto directo con el impulso Solar espiritual.

Un velo colgaba delante del templo.

Cuando llegó el tiempo en que el Espíritu de Cristo pudo ser recibido en la Tierra --cuando hubimos progresado lo suficiente para ello-- entonces un RAYO de Cristo Cósmico llegó aquí y "encarnó" en el cuerpo de nuestro Hermano Mayor Jesús. Después del sacrificio del Gólgota... El Espíritu de Cristo se introdujo en la Tierra.. por lo tanto es el primer ingreso de su impulso espiritual directo".

En "PREGUNTAS Y RESPUESTAS" TOMO 2., Max Heindel compara al Cristo Cósmico con un alquimista que tiene varios potes de metal en proceso de purificación en su laboratorio. El, pasa revista a cada pote por turno y al hacerlo su cara se refleja en cada uno de ellos cuando el metal contenido en el pote alcanza un cierto grado de pureza. Del mismo modo cuando un planeta está preparado para el ingreso de un impulso espiritual directamente desde el Sol Espiritual, un Rayo del Espíritu Cósmico del Sol brilla en ese planeta y es enfocado en él, como la imagen reflejada en el metal del pote.

En "Pistis Sophia" se muestra este Ascenso y Descenso del Cristo tal como fue visto por clarividentes que estuvieron presentes con El, en el momento en que estas cosas tuvieron lugar. En el lenguaje poético de los antiguos escritores, el Cristo deja a un lado sus brillantes Vestiduras una por una a medida que Desciende a través de los planos y se las pone una por una cuando Asciende. Los Habitantes de los planos lo ven por lo tanto con varias apariencias o "Vestiduras" y su semblante difiere de un plano a otro.

El Cristo explica a Sus discípulos de acuerdo con "Pistis Sophia" que El había preparado el Mundo y los cielos para Su Encarnación antes de abandonar el Trono del Padre. Escogió a Zacarías, a Elizabeth y a Juan el Bautista como sus Precursores y había preparado a María y a José para ser padres de Jesús. El también había enviado doce grandes Espíritus para que descendiesen a la encarnación antes de Su venida con el fin de que fuesen Sus Mensajeros para el mundo. Puede deducirse de lo que se dice que estos doce Mensajeros (los Discípulos) eran en realidad grandes instructores espirituales que habían estado antes sobre la Tierra. Todo esto hizo El, preparándose por adelantado para Su propia venida.

Uno de los extraños dichos de estos discursos es que el Cristo drásticamente alteró las esferas planetarias y las órbitas de los cielos. Esto fue la causa de las tinieblas y del tumulto por el tiempo en que El,Ascendió a lo alto. El hizo posible que los hombres rigiesen sus Vidas y les dio una nueva ciencia de las estrellas. "Porque --dijo El-- he cambiado sus influencias y sus regiones... y sus Eones". "Yo he cambiado sus órbitas para la salvación de todas las almas... si Yo no hubiese cambiado sus órbitas una multitud de almas habría sido destruida". Aquí hubo una insinuación de algún gran cambio astronómico necesitando una nueva técnica para la interpretación del horóscopo, las influencias ahora controladas por el Poder de Cristo.

La ciencia oculta hace mucho tiempo que ha tenido noticia de una evolución que existió con anterioridad al presente Universo que vemos a nuestro alrededor, un proto-Universo consistente en una proto-nebulosa, un proto-Sol y proto-planetas. Los proto-planetas eran denominados antiguamente "antiguas Lunas". Hoy día la astronomía de nuevo ofrece a la humanidad un acertijo que no puede ser resuelto por medio de información inmediata. De nuevo el concepto de un nuevo mundo se requiere para restaurar el significado del antiguo Libro de los Cielos.

El hecho de que el Mundo del Espíritu de Vida sea la base y el foco del Cristo Cósmico para nuestro sistema Solar explica porqué El es el Salvador no sólo de nuestro propio pequeño Mundo físico, sino también del sistema planetario entero: el Cristo Cósmico es el Salvador de nuestro sistema total, no sólo de la tierra. La tierra está compenetrada de un aura compuesta que consta de la Región Etérica, Mundo del Deseo, Mundo Mental, Mundo del Espíritu de Vida y Mundo del Espíritu Divino. Lo mismo sucede con cada uno de los otros planetas. Pero de estas envolturas, el Mundo del Espíritu de Vida es el primer "Mundo" universal; las envolturas inferiores son separativas, encerrando al planeta individual como dentro de una concha. Así pues, el Mundo del Espíritu de Vida es el océano en el cual están sumergidos todos los cuerpos del Sistema Solar; de esta manera, cuando cualquier Ego es capaz de penetrar dentro de la Conciencia Crística, esta Conciencia incluye los otros planetas de nuestro sistema Solar, lo mismo que la Tierra, es decir no sólo los planetas como son ahora, sino como han sido en el pasado y como serán en el futuro.

La razón para esto es que el Mundo del Espíritu de Vida contiene la Memoria de la Naturaleza perteneciente no sólo al Período de la Tierra como sucede con el registro conservado en el Mundo del Pensamiento, sino también la Memoria del Día de Manifestación en total, desde el comienzo del Período de Saturno y aún más atrás y hacia adelante hasta la consumación del Gran Plan final del Período de Vulcano. El Cristo Cósmico pudo prever la necesidad de Sus Servicios redentores a la humanidad de nuestra Tierra debido a que El, conocía todos los elementos que contribuyen a ese problema desde el remoto pasado; y pudo ver en el futuro del tiempo la consumación del Plan de Salvación de Dios. Este Plan resplandeció en los Cielos y los sabios y los videntes de todos las épocas desde la llegada de los Luciferes lo han visto y conocido. El Gran Espíritu de Cristo fue visto de pie al lado del Trono de Dios, en la esfera Solar, preparado para descender a través de los Mundos cuando el tiempo estuviera en sazón, de acuerdo a Enoc.

..."y he aquí, un Trono que estaba puesto en el cielo, y sobre el Trono estaba UNO sentado.

Y el que estaba sentado, era al parecer semejante a una piedra de jaspe y de sardío y un arco celeste había alrededor del Trono, semejante al aspecto de la esmeralda.

Y alrededor del Trono había veinticuatro sillas, y vi sobre las sillas veinticuatro ancianos sentados, vestidos de ropas blancas; y tenían sobre sus cabezas coronas de oro.

...y siete lámparas de fuego estaban ardiendo delante del Trono, las cuales son los siete Espíritus de Dios.

Los veinticuatro ancianos se postraban delante del que estaba sentado en el trono, diciendo:

Señor, digno eres de recibir gloria, honra y virtud: porque Tú criaste todas las cosas y por tu Voluntad tienen ser y fueron criadas".

--Apocalipsis 4:2-11--

del libro "Temas Rosacruces", Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*

miércoles, 21 de junio de 2017

Los Libros del Salvador



LOS HABITANTES DE LOS PLANOS

CAPÍTULO V

EL MUNDO DEL ESPÍRITU DE VIDA

Los Libros del Salvador

Durante el siglo dieciocho aparecieron en Inglaterra ciertos textos antiguos que parecían ser las enseñanzas desconocidas o "perdidas" del Cristo. Estaban escritas en copto, es decir, la más reciente forma de la lengua egipcia que fue escrita en caracteres griegos. Dichos textos habían sido, aparentemente, traducidos al copto de un griego original y en ellos hay muchas frases y modismos que reflejan la influencia griega. Estos documentos comprenden el libro conocido popularmente como Pistis Sophia --Fe - Sabiduría-- más apropiadamente llamada según los eruditos, El Libro del Salvador. No hubo realmente ninguna traducción adecuada de Pistis Sophia en inglés ni en ninguna otra lengua europea hasta 1896 en que Mr. G. R. S. Mead publicó su gran obra. Los eruditos creían que los documentos permanecían desconocidos, excepto por unas pocas citas publicadas. Sin embargo, este período de la historia se caracteriza por un súbito despertar del interés en el Cristianismo Gnóstico o esotérico y parecen haber buenas razones para suponer que tanto el Libro de Enoc como el de Pistis Sophia pueden haber sido traducido a las lenguas europeas antes de lo que creen los eruditos.

Documentos descubiertos en el siglo veinte en el Mar Muerto en Palestina y en Nag Hammadi en Egipto contienen doctrinas similares a las que se hallan en Pistis Sophia y ofrecen nueva evidencia de que un Cristianismo esotérico existía en verdad entre los primitivos cristianos. El libro de Enoc había sido bien conocido en los siglos anteriores pero repudiado por las Iglesias y Sinagogas, fue oculto en criptas y cavernas. Como Pistis Sophia, el Libro de Enoc fue redescubierto en el siglo dieciocho y traducido a las lenguas modernas en el curso del siglo diecinueve o anteriormente.

Las doctrinas de Pistis Sophia son menos conocidas que las de Enoc pero son peculiarmente interesantes para el estudiante Rosacruz. Allí leemos que Jesús vivió en Palestina y enseñó a sus discípulos durante este tiempo sólo los "Misterios Menores". Pero en el quinceavo día del mes Tybi --día de la Luna Llena -- Él y sus discípulos se reunieron al amanecer en el Monte de los Olivos y cuando el Sol salió, "surgió tras Él,una Potestad de gran Luz brillando muy excesivamente ... Salió de la Luz de las Luces (el Sol interior) salió del Ultimo Misterio (el Padre) desde adentro y esa Potestad de Luz descendió sobre Jesús y le rodeó enteramente... y Él brilló muy excesivamente". Cegados, los discípulos le pidieron que atrajese hacia Sí la Luz de modo que pudiese ser visible de nuevo. La luz que ellos vieron cubriéndole "emitió muchos Rayos de Luz", ... no como otros sino .. de diversas clases y era de diversos tipos, desde abajo hacia arriba, un rayo más excelente que el otro.... en una grande e inconmensurable aureola de luz; se extendía desde debajo de la tierra hasta el cielo...

Cuando esa Potestad de Luz hubo descendido exactamente sobre Jesús, gradualmente le rodeó... luego ascendió o se remontó a lo alto, resplandeciendo muy excesivamente en una luz inconmensurable". "Después de tres horas las potestades de los cielos se agitaron y todas fueron puestas en movimiento una contra otra... toda la tierra se agitó, desde la tercera hora de ese día hasta la novena hora de la mañana.. (pero) todos los Ángeles y sus Arcángeles (gobernantes) y todas las Potestades de lo alto, todas cantaron alabanzas al Interior de los Interiores, de modo que el mundo entero oyó sus voces, sin cesar en ellas hasta la novena hora de la mañana".

Puesto que este acontecimiento tuvo lugar once años después de la Resurrección de Cristo, parece relacionarse con las Iniciaciones del hombre Jesús, quién como dice el CONCEPTO ROSACRUZ DEL COSMOS, recibió en devolución del Espíritu del Sol los átomos-simientes de su cuerpo denso y vital y construyó un cuerpo vital temporal para funcionar en él por algunos años mientras enseñaba el núcleo de la nueva fe.

Pistis Sophia nos dice que cuando, en esta ocasión, Jesús ascendió a lo alto, estaba revestido únicamente de la aureola más inferior, pero que cuando descendió de lo alto estaba rodeado de una Triple Aureola, una por encima de la otra y cada una de ellas más hermosa que la anterior. Esta Triple Aureola, era, por lo tanto triple halo, no simplemente tres colores, sino tres arco iris con rayos de brillante luz blanca irradiando a través de ellos. Fue entonces cuando Jesús enseñó a sus discípulos los Grandes Misterios que nunca antes habían sido conocidos sobre la Tierra.

De nuevo Max Heindel dice: "Fue en aquel tiempo en que los Caballeros del Grial y de la Tabla Redonda, los santos Druidas y los Trottes del Norte de Rusia estuvieron entre las órdenes a través de las cuales trabajó el Maestro Jesús, diseminando los nuevos Misterios del Cristo, que son los Misterios Mayores, a los que se refiere la Filosofía Rosacruz.

En esta Iniciaciones Jesús fue alzado a lo alto por el Espíritu del Sol; porque de acuerdo con las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental el Espíritu del Sol no es el mismo ser que el hombre Jesús. Fue el Arcángel Cristo quien tomó los cuerpos denso y etérico de Jesús en el Bautismo; fue EL quien fue crucificado y fue EL quien resucitó de la tumba, saturó la Tierra con su Aura y luego ascendió al Sol. Allí atravesó, espiritualmente, el Mundo del Espíritu de Vida y en el Mundo del Espíritu Divino se reunió con el Padre, después de lo cual descendió una vez más a la Tierra y ha continuado haciéndolo así desde la primera Ascensión de Pascua.
Jesús y sus discípulos participaron de los Misterios de Cristo en su principio: contemplando la Ascensión del Arcángel Cristo al Sol y su retorno en el ciclo anual y recibiendo de Sus manos las varias Iniciaciones; entrando por las "puertas" para las cuales tenían las necesarias "Vestiduras", y llevando a cabo el "Matrimonio" o "Unión" con el correspondiente Principio Cósmico en las Grandes Iniciaciones.

Tocante a estas Iniciaciones del Cristo leemos en el apócrifo Evangelio de Felipe (de Nag Hammadi): "Y no es posible que nadie vea a los que están establecidos a menos de que se haga como ellos. No como el hombre cuando está en el mundo; él ve el Sol pero no es un Sol; y ve los cielos y la tierra y todas las otras cosas pero él no es estas cosas; así sucede con la verdad. Pero... tu ves al Espíritu (Santo) y te conviertes en el Espíritu (Santo). Tu ves al Cristo y te conviertes en Cristo. Tu ves al Padre, y te conviertes en el Padre... Porque tu te conviertes en lo que ves".

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


***

martes, 20 de junio de 2017

El Cristo Cósmico y el Plan de Redención



Los Habitantes de los Planos

Capítulo V

El Cristo Cósmico y el Plan de Redención

Cuando decimos que el mundo del Espíritu de Vida es el Mundo-Hogar del Cristo Cósmico, no significa que Su Ministerio esté limitado a ese Mundo. El Cristo pertenece a la oleada de Vida de los Arcángeles, la humanidad del Período Solar. El había alcanzado la unión con el Segundo Aspecto (Sabiduría) del Logos Original en el Período Solar. En la aurora del Período Terrestre El estuvo preparado, junto con Jehová y el Padre para asumir el gobierno de la evolución del Período de la Tierra. Como Arcángel, todavía poseía el átomo-simiente de un cuerpo de deseos, como los otros Arcángeles y podía manifestarse en ese cuerpo cuando lo deseara, pero no podía crear un cuerpo etérico ni un cuerpo físico denso.

Aunque el Logos Solar había creado el Arquetipo de la evolución de nuestro sistema Solar desde sus siete Períodos Mundiales, hasta el más pequeño átomo, a la Vida evolucionante se le concedió cierta medida de libre albedrío. A causa de esto surgió una situación en el Período Lunar en la que los Luciferes se rebelaron contra el esquema evolucionario de Jehová.

Este era un asunto que tenía que ser resuelto y por el tiempo en que alboreó el Período de la Tierra ya había sido formulado un Plan de Salvación mediante el cual el Arcángel Cristo descendería sobre el gran Iniciado humano Jesús de Nazaret, tomando prestados para Su ministerio los dos vehículos necesarios para una encarnación sobre el planeta Tierra: los cuerpos etéricos y físico que Jesús había llevado a un estado de casi perfección en la medida en que tal cosa le era posible a un ser humano en ese tiempo. Él, Jesús, voluntariamente cedió esos cuerpos en el bautismo que tuvo lugar en el Jordán, para que el Arcángel Cristo pudiese trabajar por nuestra humanidad desde adentro y por nuestro planeta desde dentro del Globo mismo.

Hay dos aspectos del Plan de Redención de Cristo: uno por medio del cual el Mesías Jesús y el Arcángel Miguel, Espíritu de Raza de los Judíos, deberían llevar al pueblo y a la nación hebrea a un nuevo patrón mundial; el otro por medio del cual el Cristo Cósmico iba a redimir a toda la humanidad y al planeta mismo, que había llegado a cristalizarse más allá de lo previsto en el Arquetipo del esquema evolucionario creado por el Logos de nuestro sistema.

Hemos dicho que antes que comenzase el Período de la Tierra el Logos Solar original se retiró y entregó el trabajo evolucionario en manos de los Tres Grandes Iniciados de los Períodos anteriores de nuestro Gran Día de Manifestación: el Padre, el Cristo y Jehová (El Espíritu Santo). Estos eran los vice-regentes del Logos Solar para llevar a cabo su voluntad. Con un plan tan vasto y que todo lo incluía, era natural que los videntes de todas las naciones tuvieses conocimiento de él y que por lo tanto se encontrasen profecías acerca del advenimiento de un Salvador del Mundo en la literatura sagrada de todos los pueblos. El Antiguo Testamento de los hebreos conservó algunas de estas profecías pero también se encuentran en las sagradas escrituras de otros pueblos, tales como el de los egipcios quienes más de dos mil años antes de Cristo habían profetizado ya la venida de un divino Rey Pastor.

Extraños y hermosos acontecimientos debían anunciar Su Venida. La Cábala dice que cuando llegase el Mesías, el arco iris debía resplandecer con diversos esplendores, sobrepasando cualquier cosa que la tierra hubiese visto alguna vez. Tal arco iris es tal vez más semejante a una aurora que a un arco visto después de la lluvia; aunque el arco iris fue dado como señal o promesa del Mesías, con sus tres colores primarios que son capaces de refractarse en muchos más. Esta es la "Señal del Maestro" que se menciona en la literatura esotérica; representa la aureola que rodea a todo Adepto humano, así como a los Ángeles y Dioses.

Todos los Seres elevados de la evolución de nuestro sistema Solar desarrollan esta triple aureola. Simboliza la triple cubierta del Espíritu Virginal y su reflejo en el Dorado Vestido de Bodas en los planos inferiores. Cosmicamente significa el Triple Sol o Trinidad Solar.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*

lunes, 19 de junio de 2017

La Jerarquía de Libra y los Señores de Venus



Los Habitantes de los Planos

Capítulo V

La Jerarquía de Libra y los Señores de Venus

Como Jerarquía Celestial profundamente relacionada con la energía creadora del Universo y con la emoción Cósmica de Amor, los Libranos trabajan naturalmente con el Espíritu de Cristo en el Mundo del Espíritu de Vida, siendo su símbolo planetario la estrella matutina y vespertina Venus. Los Señores de Venus vinieron a auxiliar a la humanidad procedentes de las lunas de Venus y ellos sirvieron como foco para la influencia Librana. Leemos en el Concepto Rosacruz del Cosmos: "Su lenguaje era para los lemurianos algo santo. No era un lenguaje muerto como el nuestro, era un arreglo ordenado de sonidos. Cada sonido emitido por el lemuriano tenía poder sobre sus semejantes, sobre los animales y aún sobre la naturaleza que estaba a su alrededor. Por lo tanto bajo la guía de los Señores de Venus. Quienes eran mensajeros de Dios -Agentes de las Jerarquías Creadoras- el poder del lenguaje fue usado con gran reverencia como algo santo".

Venus rige el signo de Tauro -dominio sobre la voz- también signo de Libra armonía, de donde vinieron los Señores de la Individualidad.

Los Señores de Venus fueron por lo tanto el foco especial de las fuerzas Libranas, así como los "guardianes" de la palabra. Ellos trabajaron con las masas, guiándolas hasta que pudieron ser liberadas para elaborar sus propios destinos bajo el cuidado de los Señores de Mercurio, por medio de los Misterios Menores.

Eso pudo suceder solamente después que el hombre hubo recibido el eslabón de la mente. "Ahora sus pensamientos debían volverse de los Líderes visibles" (Los Señores de Venus) a Quienes adoraba como mensajeros de los dioses, a la idea del verdadero Dios, el invisible Obrador del Sistema. El hombre debía aprender a adorar y obedecer los mandamientos de un dios a Quién no podía ver" (Concepto Rosacruz del Cosmos).

No fue sino hasta el comienzo de la Época Arya que se les dio a los más avanzados de la humanidad, los más altos grados de los Misterios Menores, por parte de los Mercuarianos porque esta era la quinta Época en la cual debía reafirmarse el trabajo sobre el Ego y la razón de la mente abstracta. Estos Iniciados Humanos debían ser a partir de entonces los únicos mediadores entre Dios y el Hombre. No aparecieron públicamente sin embargo para dar señales y hacer maravillas. El hombre fue dejado en libertad de buscarles o no como él quisiera,(Concepto Rosacruz del Cosmos).

En el elevado Mundo del Espíritu de Vida desde donde el Cristo Cósmico emite el Verbo del Amor, el Universo la Jerarquía de Libra, recibe y transmite el cántico Cósmico que resuena en el Mundo del Alma y se canaliza a través Dorado Vestido de Bodas porque el contacto con el Mundo del Espíritu de Vida es por medio del éter más elevado de modo que puede trascender tanto al cuerpo de deseos como a los sentidos físicos . El asiento primario del Espíritu de Vida en el cuerpo pituitario; su asiento secundario está en el corazón y por medio de estos órganos, el Espíritu de Vida, El Cristo Interno, puede transmitir la Sabiduría del Mundo del Cristo Cósmico, a la conciencia cerebral. Es evidente que la obra de los Libranos en el Período de la Tierra, consiste principalmente en el despertamiento del Amor del Cristo Cósmico, en los seres humanos, de modo que a medida que el Amor Divino fluya de ellos, hacia el mundo, la Sabiduría Divina, puede derramarse en él y en este trabajo cósmico el bellamente Divino Espíritu planetario de Venus, tiene un papel especial para desempeñar.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*

domingo, 18 de junio de 2017

Los Señores de la Individualidad



LOS HABITANTE DE LOS PLANOS

CAPÍTULO V

EL MUNDO DEL ESPÍRITU DE VIDA

Los Señores de la Individualidad

Fue en el Período de la Luna cuando los Señores de la Individualidad dieron el germen del cuerpo de deseos a la humanidad -Espíritus Virginales-. los Serafines de Géminis eran entonces la Jerarquía dominante; espiritualmente ellos despertaron el Espíritu Humano pero los Señores de la Individualidad tenían a su cargo la evolución "material" e hicieron la mayor parte del trabajo, como los Señores de la Forma lo han hecho en el Período de la Tierra.

El hecho de que los Libranos fuesen encargados de este trabajo en el cuerpo de deseos nos indica algo de su trasfondo evolucionario en otro sistema evolucionario anterior a la aurora del Período de Saturno. El germen, fue originalmente una Idea o forma de pensamiento que contenía dentro de sí misma la capacidad de evolucionar y densificarse convirtiéndose en el cuerpo de deseos, pero un núcleo real de materia de deseos fue otorgado a la humanidad del Período de la Luna, por los Libranos. Este germen del cuerpo de deseos poseía todas las potencialidades, belleza, sensibilidad, sensitividad, compasión y sentimiento extático, que deben desarrollarse durante el resto del Período de la Tierra y de los Período futuros.

El trabajo de los Libranos sobre el cuerpo de deseos de la humanidad fue una especie de reflejo del trabajo de los Serafines en el Período Humano. De esto se sigue que en nuestro presente Período de la Tierra, el Espíritu Humano se refleja en el cuerpo de deseos y por esta razón los Señores de la Mente pudieron implantar una individualidad separativa germinal en la parte superior del cuerpo de deseos cuando éste se hizo divisible en dos partes; la parte superior del cuerpo de deseos construyó y controló el nuevo sistema nervioso voluntario, porque la división del cuerpo de deseos en dos partes y la división del sistema nervioso en dos partes, fueron aspectos correlativos del mismo proceso evolucionario. El cerebro y los nervios son el más alto producto del cuerpo de deseos.

Al final del Período de la Luna y siguiendo el intensivo trabajo hecho en los Globos Oscuros entre Períodos, los Señores de la Individualidad habían retirado sus actividades de los planos inferiores y estaban funcionando en el Mundo del Espíritu de Vida, Hogar del Cristo Cósmico; por lo tanto se les encargó cuidar el Espíritu de Vida del hombre durante el Período de la Tierra, mientras que los Arcángeles -Humanidad del Período Solar- continuaron el trabajo sobre el cuerpo de deseos del hombre, desarrollándose a partir de su estado germinal. Debe notarse que aunque los Arcángeles son expertos en la construcción de materia de deseos no pudieron dar el germen del cuerpo de deseos a la humanidad. Sin embargo tan pronto como los Señores de la Individualidad hubieran conferido al hombre este germen de la naturaleza de deseos, los Arcángeles trabajaron sobre él. Es evidente que debe haber habido desde el principio una cierta compatibilidad entre los Arcángeles y los Señores de la Individualidad, así como entre su más grande Líder, el Cristo Cósmico, Quién es el Jefe de los Arcángeles.
Max Heindel dice lo siguiente del trabajo hecho en el Período de la Luna por los Señores de la Individualidad y los Serafines de Géminis: "Así ocurrió con los Señores de la Sabiduría y los Señores de la Individualidad; aunque exaltados y muy por encima del hombre trabajaron en y sobre él para completar su propia evolución. Si bien eran capaces de tratar con el vehículo inferior -cuerpo de deseos- eran impotentes con relación al Espíritu Humano. No pudieron dar el impulso espiritual necesario para despertar el Tercer Aspecto del triple Espíritu en el hombre. Por lo tanto otra clase de Seres que estaban más allá de la necesidad de evolucionar también trabajaron por su libre y propia voluntad, como los Señores de la Llama y los Querubines; vinieron durante la quinta Revolución para ayudar al hombre. Son llamados Serafines. En la Sexta Revolución del Período de la Luna reaparecieron los Querubines y cooperaron con los Señores de la Individualidad para unir al recién adquirido germen del Espíritu Humano con el Espíritu de Vida...

En la Séptima Revolución del Período de la Luna vinieron de nuevo los Señores de la Llama en ayuda del hombre ayudando a los Señores de la Individualidad para unir el Espíritu Humano con el Espíritu Divino. De esta manera el Ego -el triple Espíritu- vino a la existencia". Estas tres grandes jerarquías, los Señores de la Llama, los Querubines y los Serafines, pasaron a la Liberación al final del Período de la Luna y como hemos visto, no entran en nuestras actividades evolucionarias objetivas en el Período de la Tierra.

Nótese que aunque el Espíritu Humano fue despertado en la Quinta Revolución del Período de la Luna, haciendo así posible la individualización del hombre, recién cuando fueron "unidos" entre sí las tres envolturas espirituales en las siguientes dos Revoluciones se convirtió en un ser triple dinámicamente integrado, al cual la palabra Ego, puede ser apropiadamente aplicada. Aun entonces el Ego no fue positivamente activo hasta que el eslabón de la mente fue dado en el Período de la Tierra, cuando el Ego pudo entrar en sus vehículos y trabajar a través de ellos.

El eslabón de la mente es el punto de apoyo por medio del cual el trabajo de la involución se convierte en evolución.

Los Querubines pudieron entregar a los Libranos el trabajo sobre el Espíritu de Vida, durante el Período de la Tierra, puesto que ya ellos habían aprendido, por la instrucción recibida en el Período de la Luna, cómo hacer ese trabajo y pudieron guiar su desarrollo todavía más lejos en conexión con las Fuerzas Crísticas Cósmicas.

del libro "Temas Rosacruces", Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*

sábado, 17 de junio de 2017

El Cristo Cósmico




LOS HABITANTES DE LOS PLANOS

CAPÍTULO V

EL MUNDO DEL ESPÍRITU DE VIDA

Jerarquías Creadoras

1. El Cristo Cósmico

El Mundo del Espíritu de Vida es el primer mundo Universal y puramente espiritual, es el Mundo de la Conciencia Crística y aquí el Arcángel Cristo cuyo símbolo Cósmico y base de gobierno es el Sol Central, es la Inteligencia dominante, en lo que se refiere a nuestro esquema de evolución. La jerarquía Celeste predominante es este mundo es la de los Señores de la Individualidad de Libra. Hemos indicado que las Jerarquías Creadoras eran Espíritus Grupales colectivos para toda la humanidad, Espíritus Virginales de nuestro sistema Solar, desde la tempranísima aurora del Período de Saturno que tomaron la dirección en el trabajo involuntario, de acuerdo con la necesidad.

Cuatro de estas Jerarquías estuvieron particularmente interesadas en nuestra involución en la forma ya que nos dieron el núcleo, o átomo-simiente para nuestros cuerpos; fueron los Señores de la Llama de Leo, Quienes dieron el átomo-simiente del cuerpo físico en el Período de Saturno; los Señores de la Sabiduría de Virgo, Quienes dieron el átomo-simiente del cuerpo Vital en el Período Solar; los Señores de la Individualidad de Libra, Quienes dieron el germen del cuerpo de deseos en el Período de la Luna y los Señores de la Mente de Sagitario, Quienes dieron el germen de la mente en el presente Período de la Tierra, después que los Señores de la Forma de Escorpión, hubieron hecho esto posible preparando el cerebro y el sistema nervioso cerebro-espinal para recibirlo.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*

viernes, 16 de junio de 2017

Los Señores de la Forma



Los Habitantes de los Planos

El Mundo del Pensamiento

Capítulo IV

Los Señores de la Forma

Hemos dicho que los Señores de la Forma se relacionan con Escorpio, así como los Señores de la mente se relacionan con Sagitario. Ambas constelaciones están entre nuestro sistema Solar y el eje o centro de la vía Láctea, de modo que cuando miramos hacia ellas, estamos mirando hacia el centro de nuestra galaxia alrededor del cual nuestro Sol (junto con otras estrellas) está girando. Los Astrónomos no conocen todavía la edad exacta de nuestro sistema Solar pero en el tiempo transcurrido desde la Época Hiperbórea, cuando la Tierra se separó del Sol, nuestro sistema ha hecho muchos viajes alrededor del eje de la galaxia -alrededor de 280 a 300 millones de años de cada revolución según se calcula- de modo que los acontecimientos acerca de los cuales leemos en el "Concepto Rosacruz del Cosmos" cambiaron no sólo con respecto al movimiento "hacia arriba" y "hacia abajo" entre los distintos "Globos", sino también con que están a nuestro alrededor. Durante la Época Polar e Hiperbórea, por ejemplo en la cuarta Revolución cuando estábamos todavía dentro de nuestro Sol central, no estuvimos necesariamente en la misma parte del espacio en que ahora estamos; en la Época Aria y cuando el Período de la Tierra llegue a su fin podemos estar moviéndonos en otra parte del Cosmos, mientras que muchas de nuestras estrellas compañeras continuarán viajando con nosotros, algunas se habrán alejado en nuevas direcciones y las constelaciones habrán asumido nuevas formaciones. Con pocas excepciones todas las estrellas visibles a simple vista pertenecen no sólo a nuestra propia galaxia sino a nuestra pequeña porción de la Galaxia, nuestro propio "corral".

En el Período de la Tierra nuestro sistema Solar se condensó en materia física junto con la Galaxia de la cual forma parte; el esquema evolucionariodado en el "Concepto Rosacruz del Cosmos" se refiere únicamente a nuestro propio e inmediato sistema Solar. Las Jerarquías más activas en este Período de la Tierra son los Señores de la Forma -Escorpio- porque no sólo trabajan con la Fuerzas del Espíritu Humano sino también con los tres átomos-simientes del triple cuerpo: vehículo de deseos, vehículo vital y vehículo denso. MaxHeindel afirma que practicamente todo el trabajo en los vehículos humanos fue hecho por los Señores de la Forma -Escorpio- en la primera parte de nuestra evolución del Período de la Tierra. Estos Seres cósmicos vieron desde el principio el hermoso "Esquema" que había de desarrollarse en las formas del Período de la Tierra, el Diseño o Patrón llamado Adam en la literatura sagrada, siendo conscientes de esta belleza humana final, su influencia tiende siempre a la creación artística y a la exploración de los profundos misterios del Universo.

De esto se deduce que después que el germen de la mente hubo sido dado al hombre por los Señores de la Mente en Lemuria y Atlántida, este átomo simiente se colocó bajo la supervisión de los Señores del Espíritu Humano y el germen de la mente era de especial importancia para el Espíritu Humano. Leemos en Cristianismo Rosacruz: "¿Pero quién es el que dirige a la mente y cómo las Fuerzas Arquetípicas guían la operación de los Arquetipos? Es el Ego quien reúne los materiales para sus vestidos o ropajes de las secciones más elevadas del Mundo del Pensamiento, llamadas la Región del Pensamiento e Ideas Abstractas".

Evidentemente la influencia de Escorpio fue especialmente poderosa en la Primera mitad del Período de la Tierra -junto con el planeta Marte- ya que la primera mitad del Período de la Tierra es llamada la mitad marciana, mientras que la segunda -en la que el Planeta Mercurio es dominante- se llama mitad mercurial. Así pues podemos dar por sentado que la influencia de Virgo y de los Señores de la Sabiduría se revelará más y más a medida que los mercurianos tomen más parte de los asuntos humanos aunque los Señores de la Forma continuarán particularmente activos hasta el final del Período de la Tierra en todo lo concerniente al trabajo material.

Cuando el Período de Saturno fue recapitulado en la primera Revolución del Período de la Tierra, trabajaron sobre el sistema nervioso simpático heredado del Período de la Luna con el fin de hacer a este sistema capaz de división en dos partes -de modo que pudiera ser construido el sistema nervioso voluntario con su cerebro frontal- en preparación del otorgamiento del germen de la mente por parte de los Señores de la Mente. Trabajaron con todos los vehículos germinales de la infante humanidad en las Revoluciones primera, segunda y tercera del Período de la Tierra puesto que estaban a cargo de los tres átomos-simientes así como la evolución el Espíritu Humano. En todo esto colaboraron con las otras Jerarquías.

Jehová y sus Ángeles ayudaron en todo trabajo de construcción de cuerpos pero ellos mismos nunca habían necesitado un cerebro y "no tenían información que impartir". Hemos visto que en la tercera Época -Lemúrica- durante las recapitulaciones Jehovísticas, el cuerpo de deseos del hombre fue separado en dos partes: Una superior llegando a ser una especie de Alma- animal que ahora construyó el sistema nervioso cerebro espinal o voluntario, lo que haría posible que el Ego entrara en sus vehículos y los controlara y se moviera en su ambiente después de que fue dado el eslabón de la mente. La mente no pudo ser implantada sino hasta que el sistema cerebro-espinal hubo sido suficientemente preparado. El cerebro fue contruído por medio de la fuerza vital dividida -la mitad de la cual fue enviada hacia arriba con este propósito- y esto necesitó la división de la humanidad en sexos, trabajo realizando bajo la regencia de los Señores de la Forma de Escorpio.

Después que hubo sido dado el eslabón de la mente, los Espíritus de Lucifer invadieron la evolución humana.

Los Ángeles de Lucifer eran semidioses, a medio camino entre los Ángeles quienes no tenían cerebro ni lo necesitaban y la humanidad cuya evolución demandaba tal órgano. Por lo tanto se adhirieron al hombre y dirigieron su atención hacia afuera -hacia el mundo físico- con el único propósito de adquirir conocimiento a medida que el hombre adquiría el suyo. No existe nada que indique que estos semi-ángeles fuesen "espíritus obsesionantes". Son "tentadores" que establecen un vínculo con el cerebro-espinal, instigando así la actividad mental. Max Heindel creía que aunque cierto número de ellos tendría que retornar al caos y comenzar de nuevo la evolución, algunos podrían redimirse mediante un servicio al hombre,probablemente en la obra de transmutación. (Ver Cartas a los Estudiantes).

Fue en Lemuria, sin embargo, que ellos contribuyeron a la coalición de la mente germinal con el cuerpo de deseos y Jehová llamó a los Mercurianos para ayudar al hombre a romper el dominio del deseo, de modo que la mente pudiese convertirse -como se tenía planeado- en un instrumento del Espíritu por medio de la Iniciación. Los Señores de Mercurio como los Señores de Venus eran en ese tiempo Seres "lunares" por así decirlo, puesto que venían de las lunas de Venus y de Mercurio (que desde entonces han desaparecido).

Todo esto es atribuible en cierta forma al trabajo hecho por los Señores de la Forma en el Período de la Tierra. Pero sabemos que las Jerarquías celestiales son buenas y que la divina compasión Cósmica fue fuerza motivante. Los Luciferes fueron desterrados al planeta Marte en la aurora del Período de la Tierra y Marte astrológicamente rige a la Tierra al final de la Época Aria como el "Cordero de Dios que quita los pecados del Mundo". La Virgen Cósmica que aplasta una serpiente bajo sus pies, pictograma que se ve a menudo en el arte sagrado, simboliza la obra hecha por las Jerarquías Cósmicas en la mitad Mercurial del Período de la Tierra, así como la Enseñanza de las Escuelas de Misterios durante la Era de Piscis. Los cristianos primitivos llamaban a Cristo "el Gran Pez", con referencia al hecho de que el Sol había comenzado a cruzar el ecuador celestial en dirección al norte en la primavera, en el sitio en que el Sol cruzaba hacia el sur en el otoño; el principio del sagrado calendario que significa el trabajo esotérico de la "Era de Piscis".

Hemos dicho que la división final del cuerpo de deseos en dos partes en Lemuria permitió a los precursores construir el sistema nervioso voluntario así como recibir el germen de la mente, mientras que el mismo desarrollo en Atlanta permitió a las masas seguir adelante. Es significativo que en la Época Lemúrica los Señores de la Forma también despertaron el Espíritu Humano en aquellos rezagados que no habían avanzado lo suficiente como para que los Serafines lo hubieran hecho, en el Período Lunar, pero ellos no dieron átomos-simientes. Como Jehová en el Período Lunar Ellos, no tuvieron que ver con el despertamiento del Espíritu Humano, pero ahora en el Período de la Tierra este trabajo le cupo en suerte. Ellos tienen a su cargo el trabajo del Espíritu Humano durante lo que falta del Período de la Tierra, así como los átomos-simientes de los tres cuerpos pero en este trabajo colaboran con Jehová-Dios.

Su obra es extremadamente importante en el Período de la Tierra. Es evidente que Ellos también tienen una conexión con el Ego Humano y el desarrollo de la conciencia cerebral y continuarán siendo la Jerarquía dominante durante todo el Período de la Tierra, en el "Tercer Cielo".

Nótese que los "germenes" de los vehículos del hombre vinieron sólo de cuatro Jerarquías: el germen del cuerpo denso, de Leo; el germen del cuerpo vital, de Virgo; el germen del cuerpo de deseos, de Libra; y el germen de la mente, de Sagitario. De Escorpio vino el "germen del cerebro" como se denomina en el índice del "Concepto Rosacruz del Cosmos" considerando como un trabajo diferente de la mente. Con el tiempo toda la fuerza vital será dirigida hacia arriba, en el cerebro, el corazón y los centros de percepción del cuerpo y de este modo se logrará la regeneración y el hombre obtendrá un cuerpo inmortal. De manera que la mayor parte de la raza se convertirá en Adeptos hacia el final del presente Período de la Tierra, como ha sido ya obtenido por unos pocos, -como el inmortal Christian Rosenkreuz-.

del libro "Temas Rosacruces" Segundo Tomo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*

jueves, 15 de junio de 2017

Jehová Dios el Espíritu Santo


Los Habitantes de los Planos

El Mundo del Pensamiento

Capítulo IV

Jehová Dios el Espíritu Santo

El nombre Jehová se deriva de las antiguas escrituras hebreas en las que Dios era representado por medio de cuatro letras sagradas JHVH. Estas se denominan en griego, el Tetragrámaton y no eran pronunciadas en las lecturas orales de las Escrituras. En lugar del Nombre sagrado significado por medio de estas cuatro letras los hebreos usaban la palabra Adonai que significa Señor; y así también encontramos en las traducciones inglesas de la Biblia que la palabra Señor ha sido substituida por JHVH. Cómo era correctamente pronunciado el nombre JHVH era algo que conocían solamente el Sumo Sacerdote y unos pocos Iniciados de confianza pero los arqueólogos han encontrado el nombre YAHVEH inscripto en antiguos documentos desenterrados en Palestina; de suerte que los eruditos modernos creen que Yahveh, o Jahveh, es la forma correcta para el Nombre. El nombre Jehová sin embargo no es de ninguna manera una palabra hebrea. Fue creada por los traductores europeos quienes intercalaron los puntos vocales de Adonai en las cuatro sagradas letras. Ni Jesús ni Sus discípulos usaron nunca esta palabra, Jehová, pero en todas las iglesias cristianas y en las sinagogas hebreas, el Tetragrámaton o el nombre Jehová significa el Gran Ser Único, Dios.
En ocultismo sin embargo se reconoce que Jahveh o Jehová, aunque es un gran Ser Cósmico, no es Dios. Aquí es identificado como uno de los Elohim y se nos dice que estos Elohim son en realidad un círculo de dioses, Seres creadores a Quienes el Libro del Génesis hace decir: "Hagamos al hombre a Nuestra imagen".

Son en efecto los dioses Jerárquicos del Zodíaco, de Aries a Piscis, Quienes colectivamente representan a un Hombre Cósmico, desde la cabeza a los pies. Enfocados a través de los signos del Zodíaco, las luminarias y los planetas, son las Potencias del horóscopo. Dondequiera que la palabra Elohim aparece en las Escrituras, los traductores generalmente usan la palabra Dios.

Esotéricamente Jehová es el Líder de los Ángeles, Quienes fueron la humanidad del Período de la Luna. El, es el tercer Aspecto de la Trinidad Solar residente en el Sol; pero es llamado el Regente de la Luna porque trabaja desde el Sol con todos los planetas que tienen lunas. La reproducción biológica o generación, es gobernada por las fuerzas lunares y por lo tanto el trabajo de Jehová con la generación humana no pudo comenzar hasta que la Luna fue expulsada al espacio, en la primera parte de la Época Lemúrica.

Jehová es el autor de todas las religiones de Raza, el Dios Padre de todas las razas, no de los judíos solamente. Los Arcángeles le sirven como deidades tutelares o dioses raciales. Espíritus de Raza, como hemos indicado. Los dioses más elevados de los pueblos antiguos fueron Arcángeles. Los dioses menores fueron Espíritus de la naturaleza y Espíritus ancestrales; así como Ángeles. Los Señores de Venus y de Mercurio fueron también reverenciados como dioses, aunque en realidad eran miembros de nuestra propia oleada de Vida de Espíritus Virginales, nuestros "Hermanos Mayores" en la evolución, quienes para la primitiva humanidad tenían apariencia de dioses.

En estas lecciones nos interesa únicamente el tema sobre Jehová Dios, como es revelado en las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental; en el Diagrama 14 del Cosmos se enseña que Él funciona en la Región del Pensamiento Abstracto o "Tercer Cielo" que es la base de operaciones, así como el Mundo del Espíritu de Vida es la base de operaciones del Cristo Cósmico y el Mundo del Espíritu Divino, es la base de operaciones del Padre, Jefe de los Señores de la Mente.

El "Tercer Cielo" puede, por lo tanto ser de denominado el "Mundo de Jehová" o Mundo del Espíritu Santo y cuando hablamos de los "dones del Espíritu Santo" éstos incluyen no sólo la inspiración espiritual y las gracias morales, sino también los dones del conocimiento y de la comprensión -inteligencia- porque éste es el Mundo de la Mente Superior, el Mundo del Espíritu Humano. Tal conocimiento, obtenido por encima del super intelectual es consecuencia de las Ideas Germinales que viven en este mundo y de los Arquetipos creados en el Segundo Cielo.

"Hablar lenguas" no significa caer en trances y hablar necedades, a menudo bajo la influencia del elemental obsesionante, como algunos suponen. Significa simplemente el poder de entender y hablar todas las lenguas, pasadas, presentes y futuras, en total conciencia de vigilia y a voluntad; tampoco debe ser confundida esta facultad con la capacidad temporal de hablar una lengua extraña bajo inspiración espiritual, o recordar una lengua de una vida anterior bajo hipnosis. Sin embargo, algunos de estos fenómenos son en cierta medida genuinos "dones" del Espíritu Santo, aunque no con la plenitud del Don que se obtiene en la Unión completa con el Espíritu Santo.

Como Dios de las Razas, Jehová se interesa especialmente en cualquier raza que esté iniciando un nuevo desenvolvimiento evolucionario. El "escogido" ciertos precursores de entre la antigua raza Lemuriana como "simiente" de las siete razas de Atlantes; luego de entre estas siete razas "escogió" a los Semitas Originales como "simiente" de las siete razas de Ariana; de nuevo, de las siete razas de la Época Aria, escogió la raza que ahora se está forjando por la mezcla de razas en América como "simiente" de la nueva raza de la Sexta Época, que debe hacer su carrera en los milenios iniciales de esa Época, la "Nueva Galilea", después de la cual no habrá más razas. Así pues, hay dieciseis razas incluidas en el régimen de Jehová: una raza en la Época Lemúrica; siete razas en la Época Atlante; siete razas en la Época Aria; y una raza -la última- en la Sexta Época. Sin embargo, en tanto que cuerpos humanos sean generados, la obra de Jehová debe ser continuar y aún en la Sexta Época habrá indudablemente algunos que requieran Sus Servicios aún cuando los precursores estarán trabajando con el Cristo en sus Dorados Vestidos de Boda.

Jehová se convirtió en Jehová-Dios el más elevado Iniciado de la oleada de Vida Angélica, en el Período de la Luna, cuando Él,se unió con el Tercer Aspecto del Logos Solar original. Era, por lo tanto, Líder del trabajo hecho en el Período de la Luna. Otro gran Ángel trabajó con Él, pero fracasó en hacer su unión con la Deidad, se rebajó contra el liderato de Jehová y prosiguió una carrera independiente por su cuenta. Este fue el "Príncipe" Lucifer de la Leyenda Bíblica.
Leemos en "Francmasonería y Catolicismo": "Era el propósito de Jehová moldear la "tierra roja" ... en las cuales aprisionar y apagar los Espíritus en el fuego. Con este fin emitió el Fiat Creador, los prototipos de los peces, las aves, y toda cosa viviente aparecieron, incluyendo aún la primitiva forma humana; todos creados por sus Ángeles; contra este plan se rebeló una minoría de Ángeles, Quienes tenían demasiada afinidad con el fuego como para soportar el contacto con el agua y rehusaron crear las formas como se les había ordenado... " El "Agua" mencionada se refería a la substancia etérica del Período de la Luna en el Globo "D" y también a la ácua substancia del Mundo del Deseo.

Hacia fines del Período de la Luna hubo una división en el gran globo etérico sobre el cual estaba prosiguiendo nuestra evolución junto con otros seres y apareció un satélite que comenzó a girar alrededor de la masa ígnea central; podemos denominar a estos cuerpos, el Proto-Sol y la Proto-Tierra.

La Proto-Tierra, que se componía de éter muy denso, casi físico, incluía lo que es ahora nuestra Luna y esta Proto-Tierra es denominada la "antigua Luna", porque nuestra Luna constituye en cierto sentido restos evolucionarios, el foco de las Fuerzas Jehovísticas que tienden hacia la cristalización en formas. Por encima de esta Proto-Tierra etérica, había una especie de "nube", de la cual pendían formas humanas embrionarias sostenidas por cordones etéricos y a través de estos cordones circulaba una "Leche de la Naturaleza" para su nutrición. Esta "nube" constituía la manifestación de Jehová; y, El era entonces nuestro Padre-Madre en una forma muy literal.

Trabajando a través y alrededor de estas criaturas humanas embrionarias estaban las Jerarquías Creadoras que habían estado activas en nuestra evolución desde la aurora del Período de Saturno, unas y otras, asumían un papel dominante de acuerdo con la necesidad.

Durante el Período de la Luna los Señores de la Individualidad de Libra y los Serafines de Géminis fueron las potestades dominantes. Estas Jerarquías constituían un Espíritu-Grupo común que controlaba a la familia humana entera.

Pero "se tenía la intención de que cada cuerpo fuese el templo y dócil instrumento de un Espíritu interno y eso significaba una división en razas, dando a cada grupo la influencia guiadora de un Arcángel y para cada Ego un Ángel Guardián hasta que fuese lo suficientemente fuerte como para gobernarse solo.
Las condiciones del Período de la Luna fueron recapituladas en el Período de la Tierra en las correspondientes Revoluciones y ciclos, principalmente en la Revolución Lunar o tercera Revolución , cuando de nuevo hubo un cuerpo Cósmico que se dividió en dos partes. Esto fue acompañado de una división en el cuerpo de deseos del hombre infante. Los Señores de la mente entonces implantaron en la parte superior del cuerpo de deseos el "germen" de una individualidad separada, que pudiese controlar el organismo hasta que el eslabón de la mente pudiese ser cerebro frontal; pero este trabajo fue hecho bajo la supervisión de los Señores de la Forma, no de Jehová Dios. Las líneas de fuerza del cuerpo de deseos activaron los nervios y músculos voluntarios bajo la Voluntad del Ego interno; pero dondequiera que ahora está un nervio o un músculo, hubo una vez una corriente de deseos.

La siguiente recapitulación Jehovística tuvo lugar en la presente Cuarta Revolución del Período de la Tierra, en la Época Lemúrica, después de que la Luna fue expulsada de la Tierra. Una vez que la Luna fue lanzada al espacio fue posible que la humanidad fuese dividida en sexos y una mitad de la fuerza vital fue enviada hacia arriba para construir el cerebro. Los huesos se endurecieron -habían sido blandos tanto en el hombre como en el animal- y el cráneo comenzó a asumir una forma verdaderamente humana; entonces Jehová y sus mensajeros "soplaron el aliento de Vida" en las criaturas, de modo que los Espíritus de Raza pudiesen entrar y controlarlas; así tuvieron origen las Razas.

Los precursores de Lemuria poseían varios atributos que fueron pre-requisitos para recibir el eslabón de la mente. El Espíritu Humano había sido despertado en el Período de la Tierra y en la Época Polar; el cuerpo de deseos fue dividido en dos partes en la Revolución Lunar -"Concepto Rosacruz del Cosmos"- ahora en la Época Lemúrica este trabajo fue recapitulado y finalizado cuando la parte superior del cuerpo de deseos, actuando como un alma animal, construyó el sistema nervioso voluntario y cerebro frontal; en los precursores éste se había desarrollado hasta el punto que los Señores de la Mente pudieron implantar el germen de la mente permitiendo al Ego entrar en sus vehículos y controlarlos.

No fue sino hasta que la mente hubo sido dada, que los Luciferes pudieron invadir la conciencia humana, que todavía estaba enfocada en el Mundo del Deseo, para tentar al hombre a apartarse de Jehová Dios y de las Jerarquías. La masa de la humanidad estaba menos desarrollada que los precursores y por esto no pudieron recibir el germen de la mente hasta la Época Atlante, después de lo cual ellos también se vieron enredados por los Espíritus de Lucifer.

del libro "Temas Rosacruces" Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*

miércoles, 14 de junio de 2017

El Espíritu Humano o Ego


LOS HABITANTES DE LOS PLANOS

CAPÍTULO IV

EL MUNDO DEL PENSAMIENTO

LA REGIÓN DEL PENSAMIENTO ABSTRACTO: EL TERCER CIELO

EL ESPÍRITU HUMANO O EGO

La Región del Pensamiento Abstracto es el "Tercer Cielo" en esoterismo cristiano. la Jerarquía dominante aquí son los Señores de la Forma, relacionados con Escorpión. De los más altos y grandes Mundos espirituales esta Región es la más inferior y la base de operaciones para el gran Ángel Jehová, Quien como el más elevado Iniciado del Período de la Luna, se ha unido con el Tercer Aspecto del Logos Solar. Los Señores de la Forma habían -en el Período de la Tierra - evolucionado lo suficiente como para tomar a su cargo la mayor parte del trabajo del Período de la Tierra, ver "Concepto Rosacruz del Cosmos", en el que el lado formal y material de las cosas domina todo lo demás. Los Señores de la Forma tienen a su cargo al Espíritu Humano en este Período de la Tierra, y como Jehová - Dios, operan desde la Región del Pensamiento Abstracto o "Tercer Cielo".

Este es el Mundo especial de Ellos. Diremos más pero primeramente dirijamos nuestra atención al Espíritu Humano como Ego, porque en el Tercer Cielo el Espíritu Virginal se expresa a Sí mismo como Ego.

En el "Concepto Rosacruz del Cosmos" leemos lo siguiente: "Nosotros mismo, como Egos, funcionamos directamente en la sutil substancia de la Región del Pensamiento Abstracto, que hemos especializado dentro de la periferia de nuestra aura individual. Desde allí examinamos las impresiones hechas por el mundo exterior sobre el cuerpo vital a través de los sentidos, así como los sentimientos y emociones generados por ellas en el cuerpo de deseos y reflejados en la mente". ¿Quiénes son, estos "nosotros" de quienes habla Max Heindel"? Son los Espíritus Virginales, y el Espíritu Virginal es el Yo Real, y funciona aquí como Ego, habiéndose envuelto a sí mismo, en el más denso de los tres velos de Espíritu-materia. El Espíritu Virginal mismo tiene tres potencias o aspectos, como el Dios Triuno a Cuya imagen está hecho; y estas tres potencias o aspectos corresponden al triple Espíritu: Voluntad, Sabiduría y Actividad.

El "aura individual" dentro de la cual la substancia del "Tercer Cielo" es especializada, es el aura del Espíritu Humano, el "aura permanente" que, aunque cambia de vida en vida, expresa el Espíritu-Virginal como Ego.

Revisemos brevemente lo que las enseñanzas Rosacruces dicen acerca de esto. Nótese que cuando usamos el término Espíritu Humano, indicando uno de los tres aspectos del Espíritu Virginal, nos estamos refiriendo a un velo, envoltura, o aura. Para hablar con la debida precisión, deberíamos decir no simplemente Ego, sino Espíritu Virginal como Ego. Esto, sin embargo, es embarazoso; así es usualmente decimos Ego, o Triple Espíritu.

Leemos de nuevo: "En el Período de la Luna ... los Espíritus Virginales dan una zambullida adicional en la todavía más densa materia de la Región del Pensamiento Abstracto, y aquí se agrega el más opaco de sus velos, el Espíritu Humano. En adelante se pierde la omniconciencia del Espíritu Virginal. Ya no puede penetrar en sus velos, sino que mira hacia afuera y percibe a los demás, de modo que se ve obligado a dirigir su conciencia hacia adentro y allí se encuentra a sí mismo, como Ego, separado de todos los otros". Concepto Rosacruz del Cosmos.

Nótese que esta individualidad no se pierde de allí en adelante, pero es transmutada en el arco ascendente de la evolución. Max Heindel continúa: "De esta manera el Espíritu Virginal es encajado en un triple velo y como el velo más externo, el Espíritu Humano, le ciega efectivamente con relación a la unidad de la Vida, se convierte en el Ego al hacerse la ilusión de estar separado. La evolución gradualmente disolverá la ilusión, recuperando la omniconciencia y conservando la conciencia del Yo que habrá sido agregada".

En la Quinta Revolución del Período de la Luna, los Serafines despertaron el "tercer aspecto" germinal del triple Espíritu; en la Sexta Revolución los Querubines reaparecieron y cooperaron con los Señores de la Individualidad (Quienes dieron el germen del cuerpo de deseos) para unir el recién despertado germen del Espíritu Humano al Espíritu de Vida. En la Séptima Revolución los Señores de la Llama de nuevo vinieron en nuestra ayuda, cooperaron con los Señores de la Individualidad para unir el Espíritu Humano con el Espíritu Divino. Así vino a la existencia el Ego separado, el triple Espíritu, (Concepto Rosacruz del Cosmos). Está enfocado en la quinta región del Mundo del Pensamiento.

Y en las conferencias del "Cristianismo Rosacruz", encontraremos lo siguiente: ".... Al final del Período de la Luna el hombre en formación poseía un triple Espíritu y un triple cuerpo:

(1) el Espíritu Divino, cuya contraparte es el cuerpo denso;

(2) el Espíritu de Vida, cuya contraparte es el cuerpo vital;

(3) el Espíritu Humano, cuya contraparte es el cuerpo de deseos.

Sin embargo, "el Espíritu Humano y el cuerpo de deseos comenzaron a evolucionar en el Período de la Luna y por consiguiente este trabajo estuvo a cargo del Espíritu Santo" (Jehová Dios).

"Estamos desarrollando la razón por medio de la actividad del Ego, que es el Triple Espíritu actuando únicamente a través de su más externo velo, el Espíritu Humano..."

Astrológicamente notamos que entre el Espíritu Divino y el Espíritu de Vida y sus contrapartes los cuerpo físicos y vital está el Espíritu Humano, regido por el Sol y sus contrapartes -el cuerpo de deseos- regido por la Luminaria menor, la Luna.

Notamos también es el libro "Preguntas y Respuestas", tomo II, que "el Espíritu Humano que fue despertado durante la involución en el Período de la Luna, será el más prominente de los "tres aspectos" del Espíritu, en la evolución del Período de Júpiter, que es el correspondiente Período en el arco ascendente de la espiral". El Ego poseerá entonces lo que se denomina "Conciencia de sí mismo, Jupiteriana objetiva y pictórica".

El Diagrama 2 del "Concepto Rosacruz del Cosmos" indica la posición del Espíritu Humano en la Quinta Región de la Cuarta Región, la de las Fuerzas Arquetípicas, donde se halla la mente. La parte del Mundo del Pensamiento que el ser humano normal "toca" parece estar en por encima de la superficie de la Tierra, como se observó en un comentario anterior; y todos nuestros procesos mentales tienen lugar dentro de la porción de ella que es especializada en nuestra propia aura. En la misma Cuarta Región junto con el eslabón de la mente está la "Memoria de la Naturaleza" perteneciente a todo el Período de la Tierra, porque este Mundo del Pensamiento es en realidad la mente del Espíritu de la Tierra. Por supuesto que compenetra el globo, porque el Espíritu Planetario está en el centro de la Tierra, rodeado de vehículos que corresponden a las envolturas o auras humanas. Solamente mediante la Iniciación puede la humanidad penetrar a través de estas "capas" psico-espirituales de la Tierra y llegar hasta el centro, donde uno se encuentra cara a cara con el Espíritu Interno Planetario.

Aquí, entonces, en la Región del Pensamiento Abstracto tenemos el primer Mundo en el cual el Espíritu Virginal se conoce a sí mismo como Ego descendiendo a la materia; y también el primero en que el Ego se conoce a sí mismo como Espíritu, cuando está emergiendo desde la materia. Aquí es consciente de sí mismo como ente separado y aparte de todos los otros seres y la envoltura o substancia del Espíritu Humano de que está rodeado, es el aura prototípica reflejada en las envolturas mental y astral. El Espíritu de Vida y el Espíritu Divino son también llamados velos, como hemos visto, pero no son auras, en el sentido limitante como lo son el Espíritu Humano o la envoltura mental y el cuerpo de deseos. El Ego como triple Espíritu tiene un vehículo especial, el "Dorado Vestido de Bodas", nombre dado a los éteres superiores del cuerpo vital, desarrollado por medio del servicio a los demás.

En la actualidad el Ego no asciende más allá del "Tercer Cielo" después de la muerte, llevando consigo los cuatro átomos-simientes, permanece allí sólo un corto tiempo antes de prepararse para el renacimiento. Desde este mundo su atención se enfoca en las escenas de la "Memoria de la Naturaleza" de la Cuarta Región, y se le permite escoger, entre varios patrones "causales" uno de los cuales pondrá en práctica en el siguiente renacimiento. El Ego no tiene la Sabiduría suficiente como para trabajar solo, pero las Jerarquías que lo guían lo dirigen tienen acceso no solamente a la "Memoria de la Naturaleza" del Mundo del Pensamiento, sino también a los todavía superiores registros encontrados en el Mundo del Espíritu de Vida, que se remontan a la aurora misma del Período de Saturno. De esta manera el Ego es conducido a hacer una sabia elección, y bajo la tutela de las Jerarquías una vez más comienza el descenso a través de los planos hacia un nuevo nacimiento en un cuerpo físico.

También es aquí, en el "Tercer Cielo", donde el Ego tiene su ser esencial y donde los Instructores o Hierofantes de las Escuelas de Misterios hacen su más importante contacto con el neófito. este es un punto que debe ser entendido. El Instructor puede o no transmitir instrucción, telepática o clariaudientemente, pero usa la conciencia pictórica objetiva del Período de Júpiter, que toda la humanidad tendrá en ese Período, la cual solamente los Hermanos Mayores de la raza poseen en la actualidad.

Esta clase de comunicación se hace posible porque un nuevo quinto elemento es agregado al lenguaje, y las imágenes formadas son percibidas con objetividad completa. Con todo esta visión de imágenes objetivas surge, no desde afuera, sino de la conciencia egoica misma. Mana de adentro, porque la comunicación es de Ego a Ego, y perfectamente objetiva en el sentido espiritual.

La comunicación interior se acompaña de conscientes escenas proyectadas, que llegan al cerebro por vía del éter reflector y algunas veces puede objetivarse hasta los límites mismos de la visión física, cuando es hablada la "Palabra".

Así es que no carecemos de comunicación con los Mundos superiores mientras estamos encarnados sobre la tierra. Max Heindel señala que "si nuestras mentes se ocuparan de temas tales como las matemáticas o el estudio de las fases planetarias de la evolución, ESTARÍAMOS CONSTANTEMENTE EN LA REGIÓN DEL PENSAMIENTO PURAMENTE ABSTRACTO ... porque la mente sería dirigida hacia arriba, hacia los Reinos espirituales por medio de los cuales se obtiene la liberación".

del libro "Temas Rosacruces", Tomo Segundo, 
de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel


*